Azerbaiyán será clave para Red Bull y el problema del DRS

El ingeniero a cargo de las tareas de Red Bull en F1 confía en haber encontrado la solución pero la velocidad de Bakú será clave.

Dentro de Red Bull Racing, el ingeniero en jefe Paul Monaghan confía en que el equipo solucionó los problemas recurrentes en el sistema DRS que habilita el ‘ala móvil’ de los vehículos. Hubo atisbos de mejoría, pero las altas velocidades de las calles de Bakú para el GP de Azerbaiyán de Fórmula 1 serán la gran prueba.

«Si somos honestos, nuestro problema con el DRS fue auto infligido, así que ahora hemos aprendido nuestras dolorosas lecciones«, dijo Monaghan. Sugiere con esto que el propio equipo pudo haberse excedido en los esfuerzos por bajar el peso en el RB18 actual, tal como reconoció el jefe de equipo Christian Horner.

El problema pudo parecer resuelto en Mónaco, donde el alerón resistía a una velocidad relativamente baja comparada a otras pistas. Azerbaiyán es diferente, con 340 km/h de punta en su recta de más de 2 km de longitud. «Bakú presenta problemas ligeramente diferentes«, advirtió el ingeniero. El DRS abría en Mónaco a los 160km/h y en el próximo circuito lo hará a 300km/h, «por lo tanto, no se trata realmente de peso en el alerón, sino de levantarlo contra su propia carga aerodinámica«.

«Sería una tontería dormirse en los laureles. Sabemos lo que hicimos mal, está en nuestro cometido arreglarlo«, concluyó.

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn