El plan de la FIA para erradicar el porpoising

Con algunas medidas a corto plazo impulsadas por el organismo internacional, intentarán establecer parámetros técnicos para reducir las oscilaciones verticales en la F1.

La imagen que quedó del último domingo con Lewis Hamilton bajándose del auto con fuertes dolores de espalda y casi al borde del abandono en carrera fue la gota que rebalsó el vaso para la FIA al respecto del porpoising, el rebote que presentan los monoplazas este año desde la pretemporada en España con el regreso del efecto suelo.

Tras el GP en Baku, donde además de Hamilton también Daniel Ricciardo terminó con dolores en su cuerpo, Toto Wolff expresó que se debía hacer algo por los corredores. Es por esto que el organismo internacional emitió hoy un comunicado en el que solicita a los equipos empezar a trabajar con mayor énfasis en este asunto, el cual puede dejar graves secuelas a largo plazo.

El comunicado es el siguiente:

«Se ha emitido una Directiva Técnica para orientar a los equipos sobre las medidas que la FIA pretende adoptar para atajar el problema. Éstas incluyen:

1. Un examen más detallado de las planchas y los patines, tanto en lo que respecta a su diseño como al desgaste observado.
2. La definición de una métrica, basada en la aceleración vertical del coche, que dará un límite cuantitativo para el nivel aceptable de oscilaciones verticales. La fórmula matemática exacta de esta métrica todavía está siendo analizada por la FIA, y los equipos de Fórmula 1 han sido invitados a contribuir a este proceso.

Además de estas medidas a corto plazo, la FIA convocará una reunión técnica con las escuderías para definir medidas que reduzcan la propensión de los coches a presentar estos fenómenos a medio plazo.

La FIA ha decidido intervenir tras consultar a sus médicos en aras de la seguridad de los pilotos. En un deporte en el que los competidores conducen habitualmente a velocidades superiores a los 300 km/h, se considera que toda la concentración de un piloto debe centrarse en esa tarea, y que la fatiga o el dolor excesivos que experimenta un piloto podrían tener consecuencias importantes si provocan una pérdida de concentración.

Además, la FIA está preocupada por el impacto físico inmediato en la salud de los pilotos, algunos de los cuales han informado de dolores de espalda tras los últimos acontecimientos«.

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn